Esta es sin duda una de las piezas más especiales que he fabricado hasta ahora, todo lo que la envuelve es mágico para mi.
Con más de 65 horas de trabajo, está realizada con una técnica que me enseñaron mis profesores en la escuela y que nunca había aplicado a nada (no he parado de acordarme de ellos mientras la hacía, de cuánto me enseñaron y lo hermosos que eran).

Tallada a mano directamente en barritas de oro macizas independientes que he ido soldando entre sí hasta componer la estructura final, esta pieza única y original ha supuesto todo un reto para mí.

 

(Proceso de fabricacion Tessara)

 

Por si fuera poco, su diseño está completamente inspirado en el maravilloso trabajo del doctor e investigador Masaru Emoto sobre el comportamiento del agua tras los pensamientos y/o palabras que esta recibe, y como si de una persona se tratara, se resiente y apaga o florece y brilla según le haya tratado la vida.

 

(Fotografías sacadas de la web oficial del Doctor Emoto)

 

Esta es la idea que me vino a la cabeza después de escuchar a mi clienta, cuando me pidió un anillo para ella, pensé en cómo se moldean nuestros sentimientos, actitudes, formas... con lo que vamos viviendo y se reflejan en nuestro cuerpo y parecemos lo que somos despues de haber pasado lo nuestro.

Esta mujer es especial y debe tener un anillo igual, gracias por este precioso encargo.

 

                                                                                    


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario
Dejar este campo en blanco (anti spam):

Los comentarios son moderados antes de ser publicados.